Nos encantan los sagrados corazones tradicionales, pero si está buscando una mirada en profundidad a este diseño icónico, consulte nuestra guía: La devoción ardiente mostrada por los tatuajes del sagrado corazón.

El Sagrado Corazón es una de las imágenes más profundas del cristianismo, que representa el corazón real de Jesucristo y su eterna compasión por la humanidad. Desde su advenimiento en el siglo XVII, el Sagrado Corazón ha aparecido en numerosas formas de arte: pinturas, esculturas, vidrieras y más. Aparte de las iglesias y los museos, uno de los lugares donde la figura divina se ve comúnmente es en el arte corporal. A lo largo de los años, se ha convertido en un motivo básico en los tatuajes tradicionales, pasando de los pasillos de las catedrales a la piel.

El Sagrado Corazón se representa con mayor frecuencia envuelto en llamas y brillando con una luz angelical. Generalmente presenta una herida de lanza en su centro y casi siempre está enredada en una corona de espinas. Los artistas también tienden a incorporar una cruz en la parte superior. Todos estos elementos visuales se relacionan directamente con la crucifixión de Cristo y son un símbolo de su sacrificio y amor eterno por la humanidad.

La idea del Sagrado Corazón como lo conocemos hoy proviene del catolicismo romano. Está asociado con lo que se conoce como la devoción al Sagrado Corazón. Este conjunto de santos rituales se originó en el verano de 1674, cuando una monja francesa llamada Santa Margarita María Alacoque quien aseguraba haber tenido tres visiones de Cristo, en las que le revelaba la devoción por ella. El rito consiste en celebrar la Comunión el primer viernes de cada mes, la Eucaristía los jueves y la Fiesta anual del Sagrado Corazón.

Según Alacoque, Cristo le prometió una serie de provisiones a todos los que practican la devoción, incluida la providencia, el perdón y la vida eterna en el cielo. Debido al precedente que estableció hace cientos de años, la devoción todavía se practica ampliamente hoy en varias denominaciones del cristianismo: anglicanos, luteranos y católicos de la alta iglesia, por supuesto.

Si bien el Sagrado Corazón es venerado como santo entre la mayoría de los cristianos, ese no es siempre el caso en el mundo del arte corporal. Los tatuadores, como suelen hacer, se toman libertades artísticas con el diseño, algunas de las cuales harían que cada Papa muerto se revolviera en su tumba (o sepulcro, como se llame). Incluso si a algunos artistas les gusta incursionar un poco en el sacrilegio, cada tatuaje del Sagrado Corazón lleva la connotación de la Pasión de Cristo y la idea de amor, desinterés y, lo más importante, redención.

Para ver tatuajes tradicionales más impecables, dirígete al Instagram de estos tatuadores. Si desea tener un Sagrado Corazón propio, haga que uno de ellos inscriba la figura divina en su cuerpo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *